Concluye el primer entrenamiento de la preselección para la Olimpiada Internacional de Biología

(Pixabay)

Los catorce ganadores de la Olimpiada Nacional de Biología, celebrada el pasado enero en Campeche, preseleccionados para participar en la próxima Olimpiada Internacional, que tendrá lugar en Coventry, Gran Bretaña, del 23 al 30 de julio, tuvieron esta semana su primer entrenamiento.

Doce chicos y dos chicas –procedentes de Michoacán, de Sonora, de Jalisco, de Baja California, de Durango, de Guanajuato, de Veracruz y de Guerrero– convivieron durante una semana en la Ciudad de México y conversaron con AMC Exprés sobre su experiencia en este programa. Organizado anualmente por la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), cumple 26 años este 2017.

Todos ellos se enteraron bien a través de sus maestros, bien a través de ex olímpicos, chicos que participaron en anteriores ediciones y que gracias a la labor de los delegados estatales, difunden el programa en las preparatorias. Otro de ellos, Rodrigo Díaz de León Martínez, de la ciudad de Durango, ya había participado en la Olimpiada del año pasado, de la cual se enteró por estar en un curso para jóvenes AS (con aptitudes sobresalientes).

Antes de participar, no habían oído hablar de las olimpiadas de ciencia, y la mayoría se sorprendió de estar encontrando una vocación. “Al principio no tenía conocimientos ni nada”, dice Adrián Gasga, de Ciudad Mendoza, Veracruz, “pero a medida que más avanzaba y más aprendía, más me gustaba”. Él, al igual que el resto de sus compañeros, salvo tres, quiere estudiar medicina en un futuro.

Preguntados si hay mucha diferencia entre los entrenamientos para la Olimpiada Nacional y la Internacional contestan al unísono, entre exclamaciones, que sí. El nivel de estas competencias, como refirió a este espacio el doctor Mauricio Castro sobre la Olimpiada de Química, corresponde a una maestría e incluso un doctorado. Esta semana, aseguran, las clases fueron intensas y las tareas, muchas.

En cuanto al nivel de la enseñanza de la ciencia que observan en sus escuelas, casi todos están de acuerdos en que podría mejorar. “Se le da una importancia mínima, sobre todo a la biología”, dice Samuel Salas, de Jalisco, quien participó también en la Olimpiada Nacional anterior y ganó medalla de plata. Adrián Gasca, de Ciudad Mendoza, Veracruz, apostilla: “Por eso me gustaría que exhortaran más a los jóvenes a interesarse por la ciencia y la investigación. Esto podría abrir el panorama de muchos jóvenes, pero no le dan la importancia que debe tener en las escuelas”.

El objetivo de este programa, celebrado por la AMC desde 1991 y coordinado por la doctora María Cristina Revilla, es precisamente estimular la formación científica de los jóvenes de preparatoria y captar talentos para estudiar carreras científicas. En la Olimpiada pueden participar estudiantes de bachillerato de todas las modalidades tecnológicas matriculados en cualquier plantel, público o privado, hasta 17 años.

Antes de llegar a la Olimpiada Nacional, los catorce chicos tuvieron que pasar por la primera etapa, esto es, el concurso estatal. El próximo mes, tendrán su segundo entrenamiento para representar a México en la competencia internacional.

En las Olimpiadas Internacionales en las que ha participado, México ha obtenido en total seis medallas de oro, 12 medallas de plata, 36 medallas de bronce y una mención honorífica.

Marcar el Enlace permanente.

Un comentario

  1. Quedó alguien de Quintana Roo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *